Instituto de investigacion
  • es
  • en


Cómo mejorar la salud cuando hay enfermedades no transmisibles

Cómo mejorar la salud cuando hay enfermedades no transmisibles

  • 03/04/2024
  • Las enfermedades no transmisibles están relacionadas con la genética, pero también con factores conductuales y ambientales
  • Tienen mayor incidencia en poblaciones vulnerables como comunidades en riesgo de pobreza, migrantes y minorías étnicas
  • El Instituto de Polibienestar de la Universidad de Valencia coordina el proyecto HORUS, que busca mejorar la salud urbana en ciudades

Las enfermedades no transmisibles (ENT), especialmente la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, son una de las principales causas de mortalidad en todo el mundo. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades cardiovasculares suponen la mayoría de las muertes por ENT, 17,9 millones de personas cada año, mientras que la diabetes causa dos millones de muertes al año. Estas enfermedades tienen un mayor impacto en las poblaciones vulnerables como en comunidades en riesgo de pobreza, migrantes y las minorías étnicas. Ante este escenario, Jorge Garcés, catedrático de Política Social de la Universidad de Valencia y director del Instituto de Investigación en Políticas de Bienestar Social, Polibienestar, de la Universidad de Valencia, reconoce que “es preciso dar un giro de 360 grados en el abordaje de las ENT, y este cambio de paradigma pasa por poner a la persona y a su entorno en el centro y en implementar procesos sociotécnicos que den respuesta a las necesidades y demandas de las personas”.

El origen de estas enfermedades suele ser resultado de varios factores como los genéticos, pero también intervienen aspectos conductuales y ambientales como adicciones, la existencia o no de zonas verdes, zonas peatonales o el diseño mismo del trasporte público. Es por ello que desde Europa se ha acrecentado el interés por definir e implementar estrategias que promuevan estilos de vida más saludables para abordar tanto los factores socioculturales que determinan los hábitos alimentarios, la actividad física y el abuso de sustancias perjudiciales, como los factores ambientales abordando el diseño y el uso óptimo de entornos urbanos saludables.

Para estudiar estas circunstancias, diseñar estrategias y proponer soluciones que atajen este problema, el Instituto Polibienestar coordina el proyecto HORUS, que busca mejorar la salud urbana en ciudades. Este proyecto está financiado por el Programa Horizonte Europa de la Comisión Europea con un presupuesto global de 4 millones de euros e  implementará pilotos en 3 países diferentes: Países Bajos, Croacia y España, donde participan junto a la Universidad Politécnica de Valencia, la Fundació per la Foment de la Investigació Sanitària i Biomèdica de la Comunitat Valenciana (Fisabio) y la empresa de consultoría especializada en financiación de proyectos científicos, Kveloce.

Objetivos del proyecto HORUS

Tal y como reconoce el catedrático, “HORUS pretende proveer de herramientas a urbanistas, legisladores, epidemiólogos y ciudadanos para favorecer el diseño de ciudades más saludables”. El proyecto priorizará abordar la relación entre las enfermedades no transmisibles, específicamente la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, y el entorno urbano; centrándose principalmente en comunidades de bajos ingresos, migrantes y minorías étnicas.

Para lograrlo, se abordan las enfermedades no transmisibles profundizando en el análisis de los vínculos causales existentes entre las características de los entornos urbanos construidos y la prevalencia de comportamientos de riesgo de las ENT. Y además, se desarrollan intervenciones dirigidas a promover cambios de comportamiento hacia estilos de vida más saludables, que permitan a las poblaciones vulnerables hacer un uso óptimo del entorno urbano en el que viven, contribuyendo así a reducir las ENT, aunando esfuerzos para planificar los años de investigación y desarrollo de los distintos objetivos previstos.

Metodología

El proyecto aborda esta preocupación desde una perspectiva sociotécnica y empleando una batería de herramientas innovadoras como Wakamola, un chatbot desarrollado por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) para recoger información de los participantes, y el Generador de Mapas para planificación urbanas Healthy Cities, desarrollado por la consultora especializada en planificación urbana, Bax and Company, que a través de sistemas de geolocalización y generación de mapas proveerá de la información necesaria para diseñar mejores estrategias.